Dónde comer en Edimburgo

Posted By on abril 10, 2016

Nos encanta comer! Antes de cualquier viaje siempre nos gusta comprar una guía de bolsillo que nos dé algunos consejos sobre qué visitar, curiosidades de la ciudad y dónde comer bueno, bien y barato. Para este viaje compramos la guía Berlitz de Edimburgo, y he de decir que quedamos muy contentos, es muy manejable y fácil de usar.

Al grano que me lío! Al final de la guía aparecen recomendaciones de restaurantes ordenados por zona y precio. Nos quedamos con los que se encuentran en el centro para poder ir andando, y nos restringimos a los que (según dice la guía) tienen un menú de entre 22-32 libras por persona. La gran mayoría eran restaurantes de comida india, japonesa, mejicana, italiana… Al final escogimos tres, un vegetariano y dos que ofrecen típica comida escocesa.

Por el camino nos fuimos encontrando otros cafés y restaurantes que nos llamaban a gritos para que nos sentáramos y disfrutáramos de su sabor, y no nos pudimos resistir… Aquí os dejamos nuestra experiencia gastronómica en Edimburgo!

Southern Cross Café

Recién llegados a la ciudad iniciamos la subida al casco antiguo cargados de maleta y expectación por ver qué nos encontrábamos, por conocer Edimburgo. Buscando la calle principal, the Royal Mile, nos colamos en una serpentuosa calle de importante pendiente en la que nos llama la atención una pequeña cafetería que acaba de abrir sus puertas. Son aproximadamente las 9 de la mañana, y el olocillo a café y las majestuosas tartas que ocupan su escaparate nos invitan a sentarnos y tomar algo calentito.

1Es un sitio muy acogedor, y al ser de los primeros en llegar, podemos observar cómo la ciudad va cobrando vida y el café se va llenando de gente. El trato al cliente es muy cercano y siempre con una sonrisa, lo cual es de agradecer a esas horas. Es uno de esos lugares donde nos sentaríamos a trabajar con una taza de té y el tiempo  pasaría volando. Viendo las fotos no se necesitan más palabras, estaba todo de muerte!

2a

The elephant house café

Para los fans de Harry Potter, un café con historia. Votado como el mejor café de Edimburgo por la revista The List y habiendo sido testigo del desarrollo del libro de Harry Potter a manos de J.K. Rowling, se podría decir que es el café más famoso de la ciudad. Más te vale madrugar si quieres sentarte y desayunar tranquilo, las colas que se forman a las puertas son increíbles.

5

Henderson´s of Edinburgh

Restaurante vegetariano con música en directo! Todo un triunfo. El restaurante se encontraba en semisótano, con los techos bajos y textura que por un momento nos recordó a las casitas blancas de playa con su acabado erosionado. Una luz tenue y una pareja de músicos tocando, una guitarra y una voz grave llenaban los rincones de la sala.

6Quedó demostrado que comer vegetariano puede ser igualmente sabroso y consistente. El único aspecto negativo de este lugar, ya siendo tiquismiquis, es que los asientos no eran muy cómodos, y aunque la atmósfera es tranquila e intima, no invitaban a relajarte.

8

Field

Éste fue uno de los restaurantes recomendados por la guía, y aunque nosotros no llegamos a cenar allí (porque no reservamos), nos pareció que tenía muy buena pinta. Este restaurante apuesta por la calidad local, sus menús reflejan la herencia gastronómica de Escocia, y por si aún no estáis convencidos, Field fue incluido en la Guía Michelin 2013 y hoy en día mantiene su puesto con unos precios muy asequibles (entraba entre los restaurantes de 22-32 libras por persona). Si os decidís a probar, que no os pase como a nosotros, reservar con antelación ya que hay muy pocas mesas!

The Potting Shed

Simplemente perfecto, sin palabras Una pequeña historia para poneos en situación:  Justo habíamos llegado a Edimburgo después de visitar el Lago Ness, había sido un día de mucha carretera, mucho que ver y  fresquete nórdico. Estábamos agotados y hambrientos, así que dejamos la mochila en casa y nos fuimos en busca de “Field” (nombrado previamente). Estaba bastante alejado del centro e íbamos luchando en contra del viento, por el camino vimos varios establecimientos y uno de ellos nos llamó mucho la atención pero íbamos a por nuestro objetivo, el restaurante de la Guía Michelín. Al llegar nos dicen que no hay sitio, que debíamos haber reservado… con las mismas nos miramos y decidimos probar en ese local tan característico que nos había llamado la atención de camino, no pudo ser más acertado.

6defe749021e5273005909b33d2ad46c_w800_h600

The potting shed tiene una magnífica decoración rústica sin dejar de lado la comodidad y gusto modernos, la mirada se pierde en cada rincón para descubrir un nuevo detalle. El restaurante tiene varias zonas en la misma sala, ofrece mesas para grandes grupos, otras más escondidas para escapar del barullo, otra zona de cócteles para aquellos que ya van a empezar la fiesta… todo convive en el mismo espacio de manera armónica. Las plantas le dan mucha frescura y todo tiene un “nosequé” que nos conquistó al momento de cruzar la puerta.

Aunque era bastante tarde y estaban a punto de cerrar la cocina nos dieron una mesa para cenar (menos mal!). Fue difícil decidir qué pedir, yo me decidí por una sopa para calentar el cuerpo y Fede pidió una variedad de carnes. He de decir que cuando llegaron los platos ambos esperábamos mayor cantidad pero tras la primera cucharada… explosión de sabor! Riquísimo, delicioso, perfecto!

3

Nos miramos con los ojos como platos asombrados de lo buenísimo que estaba todo. Seguimos comiendo/devorando cuando terminamos pedimos postre sin pensarlo dos veces. Había que probarlo! Ojalá hubiésemos podido probar todos los platos!

4

Sin duda este es nuestro favorito, os recomendamos que si tenéis la oportunidad no os lo perdáis, id aunque sea por el sitio.

OX184

El último día estuvimos paseando por el centro y tuvimos un maravilloso tiempo escocés, lluvia y frio! Para comer nos detuvimos en este bar/restaurante en Cowgate street debido al olor a barbacoa que atravesaba la puerta. Un diseño industrial en rojo y negro nos dio la bienvenida, nos sentamos bajo la estufa y echamos un vistazo a la carta.

9

Ofrecen hamburguesas, salchichas y steaks (un poco las caros), en resumen, mucha carne echa  a la brasa. Estaba todo rico pero nos dio la impresión de ser un sitio más para tomar copas por la noche. Está genial para recargar pilas y comerte una buena hamburguesa mientras entras en calor.

10

Magnum Bar & Restaurant

Escogimos este lugar de la guía ya que ofrecía platos típicos y el famoso postre “cranachan” que yo iba buscando. Ésta vez sí que reservamos hehe. Llegamos allí a las 9 y me mosqueó mucho el echo de que no hubiera nadie más cenando, y cuando digo nadie, es nadie. Nos dieron una mesa al lado de la ventana, muy bonita por cierto.

11

El restaurante estaba cuidado y había otra zona de bar donde sí había algo más de gente, tampoco mucha no creáis. Pedimos haggis y pescado para cenar… sinceramente creo que nos sale más rico cuando cocinamos en casa, y después de The Potting Shed, todo nos parecía insulso.

7

Quizá fue que toda la gente había cenado antes que nosotros y ya se había ido, o que teníamos altas expectativas, o simplemente que la guía fue escrita en su momento y evidentemente no refleja la situación actual del restaurante. Nosotros personalmente no lo recomendamos, seguro que hay algo mejor y más cercano al centro histórico.

Autoconsejo: a la hora de elegir bares o restaurantes la guía puede ser de gran ayuda, pero no hay que seguirla a “raja tabla”. Hay restaurantes que pueden haber cambiado de dueño, cerrado o mejorado, por eso más vale cerciorarse antes de lanzarse a la piscina. Otro punto a considerar es preguntar a los locales, puede que te digan algún lugar escondido que no aparece en ningún sitio.

This article has 2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *