Leyendas y Mitos de Islandia

Posted By on noviembre 26, 2015

Algo que nos cautivó de Islandia fue la magia que se esconde en cada paisaje, tras la densa niebla o bajo el cielo estrellado se esconden elfos, troles y criaturas de todo tipo. En un país prácticamente deshabitado, el caprichoso y desconocido entorno se llena de historias y leyendas. Hemos escogido aquellas que más nos sorprendieron  y que inevitablemente dominaron nuestra imaginación durante el viaje.

 LA “GENTE ESCONDIDA”

La gente escondida son  elfos, duendes,  hadas y  demás criaturas mágicas que habitan lagos, valles y montañas. Este tema está muy arraigado en Islandia y, como consecuencia, existe un fuerte respeto por la Naturaleza, lo cual me fliiiipa.

Empecemos por el principio. Dice la leyenda que un día se le ocurrió a Dios bajar al mundo, y visitar a Adán y Eva. Ellos lo recibieron con gran alegría y le enseñaron su casa, sus posesiones e incluso le presentaron a sus hijos. En ese momento Dios, que es muy listillo, le preguntó a Eva si esos eran todos sus hijos, y ella contestó afirmativamente.

Lo cierto es que a la pobre Eva no le había dado tiempo a bañar a todos sus hijos, y por vergüenza escondió a los que no estaban limpios. Dios, que por supuestísimo ya lo sabía, le dijo a Eva “Aquello que el hombre esconda de Dios, Dios así mismo lo esconderá del hombre”.

Desde ese preciso instante los niños que habían sido escondidos se volvieron invisibles, y habitaron los montes, cuevas y valles. Sus descendientes son criaturas mágicas de apariencia humana, como nosotros, pero (casi siempre) invisibles a nuestra vista.

Así, nos encontramos sorprendidos al descubrir que los elfos Islandeses no son enanitos con orejas puntiagudas como en un principio creímos.

La mayoría de la comunidad Islandesa cree en estas leyendas populares, y sorprendentemente son respetadas por las autoridades. Un artículo de la BBC dice lo siguiente:

“Hace unas semanas, la construcción de una nueva carretera en Islandia tuvo que suspenderse mientras se encontraba una solución al problema de que la ruta planeada iba a importunar a los duendes o elfos que viven bajo las rocas”

TIENEN TRECE “PAPA NOELES”!!

Ojalá hubiera sido niña en Islandia! Resulta que en vez de Papá Noel o los Tres Reyes Magos, ellos tienen a “los Yule”, que son una panda de criaturas traviesas nacidas de una pareja de troles. Adorables no? Pues atentos: antiguamente estos bichos eran lo peor de lo peor, secuestraban niños y se los comían!

Hoy en día han perdido ese lado macabro y se les considera buena gente, de hecho son los que traen regalos a los niños en caso de que hayan sido buenos, y si no, patatas podridas.

Los Yule, habitantes de las montañas, viajan a los pueblos 13 días antes de Navidad. Así, cada día un Yule visita a un niño.

1234

1.Stekkjastaur: Persigue ovejas aunque con sus rígidas y deformes piernas no consigue alcanzarlas.

2. Giljagaur: Se esconde en los barrancos a la espera de una oportunidad para colarse en los establos y robar leche.

3. Stúful: es un Yule chiquitín que relame la comida que queda pegada en las cacerolas.

4. Pvörusleikir: A este le gusta lamer “Þvörur”, un tipo de cuchara de madera islandesa con el mango muy largo.

5678

5. Pottaskefill: se lleva los restos de las ollas.

6.Askasleikir: se esconde bajo las camas a la espera de que alguien se olvide su “askur”, un recipiente con tapa que se utiliza en lugar de platos.

7. Hurðaskellir: le encanta dar portazos, especialmente durante la noche.

8. Skyrgámur: adora el “skyr”, un tipo de yogur islandés.

9,10,11,12,13

9. Bjúgnakrækir: Se esconde entre las vigas del techo y le quita las salchichas de la boca a los humanos.

10. Gluggagægir: su hobby es espiar a través de las ventanas en busca de objetos de valor.

11. Gáttaþefur: tiene una nariz muy larga y un fantástico olfato que utiliza para encontrar “laufabrauð”, un pan navideño.

12. Ketkrókur: utiliza un gancho para robar carne

13. Kertasníkir: persigue a los niños para robarles las velas.

Todo un reto pronunciar el nombre de estos traviesos seres! Empezaré a escribir las trece cartas a ver si alguno se porta bien…

LAS LUCES DEL NORTE

O la Aurora Boreal, como nosotros la conocemos, ha intrigado a sus admiradores desde tiempos remotos, tanto es así, que hay infinidad de creencias y cuentos sobre este fenómeno.

Durante nuestro trayecto en autobús realizado con “Reykjavik Excursions” a la caza de las luces del norte, pudimos escuchar una de las versiones (suponemos la más extendida) sobre el origen de la Aurora Boreal.

Se cree que durante la noche, un zorro ártico recorre las montañas nevadas a gran velocidad, cruzando las mesetas árticas. Las chispas que desprenden de su cola al roce con la nieve se convierten en pequeños destellos que iluminan el cielo.

Por cierto… si os preguntabais si tuvimos el grandioso placer de ver la fantástica aurora boreal y sus maravillosos colores… no, no la vimos.

EL MOSNTRUO DEL LAGO…. LAGARFJOT!

Este lago se encuentra cerca de la costa Este de la isla y es el hogar de un monstruo legendario.

Cuenta una leyenda islandesa que en la primera mitad del siglo XIV, una muchacha recibió un anillo de oro de su querida madre. Su madre le dijo que debería encontrar un gusano mágico y colocarle el anillo para que éste aumentara de tamaño conforme el gusano fuera creciendo.  Al cabo de unos días la niña volvió a buscar al gusano, que por cierto ya había crecido bastante, pero, sin embargo, el anillo no.

Al ver que no había funcionado como esperaba, se enfadó y con rabia  arrojó a ambos al lago Lagarfljot, donde el animal tomó unas medidas exageradas. Desde entonces se piensa que el “monstruo” habita esas aguas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *